miércoles, 25 de julio de 2012

Las Venas Siguen Abiertas...


Las Venas Abiertas de Latinoamérica, es una obra del escritor uruguayo Eduardo Galeano, que narra con muchos detalles desconocidos para la gran mayoría en los cuales me incluyo, entre otras cosas el avance y los saqueos de la “conquista” española en territorio americano. Nada mejor que estar leyendo este libro a medida que avanzo hacia el norte del continente, para interiorizarme sobre las culturas de los pueblos originarios que aun permanecen en pié y en constante lucha contra la discriminación y los sometimientos de los “gringos”. 
Basta tan solo con cruzar la frontera desde la Quiaca hasta Villazón para poder observar las diferencias que existen a la hora de realizar los trámites aduaneros para bolivianos o argentinos y extranjeros. Simplemente mirar a los ojos a las personas, es suficiente para leer la historia de este pueblo.
“Hemos descubierto un cerro que abastece de tanta plata como para construir un puente desde América hasta España con este precioso metal”. Esta es la descripción que Galeano cita en su libro refiriéndose al Cerro Sumac Orcko (Cerro Rico), ubicado en Potosí a 3500 metros de altura. Cuenta la historia, que esta fuente innumerable de riqueza fue redescubierta por un poblador, que refugiándose de la noche y de las bajas temperaturas luego de haber extraviado parte de su ganado, comenzó una fogata y vio correr por alrededor suyo ríos de plata, ya que este metal se funde con mucha facilidad.
Hoy en día, un laberinto de túneles se abre en el interior del Cerro que aún, y gracias pura y exclusivamente al pueblo Potosino, permanece bajo su cuidado y fuera de capitales extranjeros y de las grandes mieras. Se calcula que desde los principios de la explotación a manos de los Incas hasta la fecha, solo se ha extraído el 40% del mineral. La cantidad de plata que aun alberga el cerro, es tan grande como el riesgo que corren los mineros al seguir realizando excavaciones. En teoría, no puede haber una excavación a menos de 20 metros cuadrados de otra excavación, pero la realidad muestra una cara muy diferente, ya que se realizan a tan solo 2 metros de distancia una de otra.
Con la sensación de haber sido parte de la historia en la minas de Potosí, seguimos camino rumbo a La Paz, la capital del país que eligió por primera vez en la historia de los regimenes democráticos, a un representante del pueblo indígena como presidente de la nación. La casualidad hizo que pudiéramos disfrutar de los festejos previos al día de la liberación del pueblo Paceño, el 16 de julio, con multitudinarios desfiles y manifestaciones de todo tipo.
Si bien las minas de plata de Potosí son una de las principales fuentes de riqueza de Bolivia, el turismo ayuda y bastante a la economía del país. El Salar de Uyuni (el salar más alto y más grande del mundo) y el Lago Titikaka (el lago más alto del mundo), son tal vez los atractivos mas importantes y reciben innumerable cantidad de turistas principalmente extranjeros (ya que los valores para acceder al salar son, hoy en día, realmente altos).
Ubicado a 3810 m.s.n.m, el Lago Titikaka es compartido por el vecino país de Perú y cuenta con varias islas ubicadas a 2 hs de bote desde Copacabana, la ciudad cabecera y punto de partida de las excursiones en el lago en la parte boliviana. Una se sus islas, la Isla del Sol, muestra un increíble contraste entre la población lugareña y los turistas. Ni bien llegan los botes, las calles se plagan de ofertas de alojamiento mientras que cuando parten y los huéspedes están alojados, los rebaños de ovejas y cabras copan la parada volviendo de sus lugares de pastura a mano de sus pastores, como imágenes bíblicas mostrando la otra cara de la isla.
Hoy en día, me encuentro en la hermosa ciudad de Cusco, Perú, la que fuera la capital del Imperio Inca y la ciudad en donde tengo pensado alojarme durante unos meses. Las paredes de sus catedrales, los secretos de los sitios históricos y las historias contadas por los Cusqueños, ya me están nutriendo de una cultura tan impresionante como fue la Civilización Inca, y de la cual podré descubrir si las heridas causadas por los españoles fueron cicatrizadas, o si aun las venas siguen abiertas…

1 comentario:

  1. Cada día escribis más lindo!!! Abrazo amigo!
    Lu

    ResponderEliminar